miércoles, 9 de junio de 2021

Willy

¡Hola! Hoy vengo a presentaros una clásica muñeca. 

Willy es una muñeca fabricada por la juguetera neerlandesa Wildebras y que fue lanzada en 1962. Mide 26 centímetros, está producida en vinilo y cuenta con articulación en cuello, brazos y piernas. Tiene un cintura rotatoria y la pelvis cuenta con una elemento muy característico, una especie de gancho que atraviesa la zona púbica.

La muñeca está basada en la alemana Schwabinchen, otra muñeca a su vez inspirada en un personaje de caricatura creado por el mismo autor de Lilli, que sería materializada en muñeca de la mano de Bild y serviría de inspiración a Ruth Handler para crear a la muñeca más popular del mundo, Barbie. En todo caso, la muñeca alemana salió al mercado en 1961 y fue producida por la fabricante de muñecas Drei M. Al año siguiente se vendieron los moldes para que fuera comercializada en los Países Bajos, con un nombre diferente pero aspecto prácticamente inalterable. Cabe añadir que en Suecia se vendió, entre 1963 y 1964, como Betty (es la misma muñeca que la alemana, solo tuvo cambio de nombre). El caso es que la muñeca más popular y con mayor proyección fue la neerlandesa, por lo que ella es la protagonista, aunque realmente también mostraré a las otras dos, que tienen diferencias muy difíciles de apreciar.

Willy representa a una mujer joven de figura esbelta pero algo desproporcionada, con un rostro caricaturesco muy distintivo, compuesto de rasgos pintados como boca cerrada con labios rojos, nariz bien proporcionada, ojos rasgados con delineado negro que miran de reojo y suelen ser azules y, finalmente, unas cejas finas marrones arqueadas. En conjunto, tiene una expresión pícara, en algunos casos altiva y en otros sensual, puesto que el personaje estaba ideado para adultos (como es el caso de Lilli). Su cabello era de tonos variados (rubio, platino, castaño, negro, pelirrojo) y los peinados también eran diversos, ya que estaba disponible con el típico bubble cut de principios de los 60 o larga melena, que podía ir suelta o recogida. Es interesante señalar que el pelo de Willy es de mayor calidad y resistencia que el de Schwabinchen.

Por lo que respecta al vestuario, es variado y típico de una chica joven de clase acomodada de la época. Es por ello que abundan prendas como vestidos cortos veraniegos con estampados, conjuntos de jersey con falda o pantalón largo o bien vestidos de gala largos y sofisticados, sin olvidar el traje de novia. La ropa podía adquirirse por separado y tuvo una amplia colección de conjuntos, mientras de las muñecas alemana y sueca no hay apenas registros de ropa comercializada para ellas. 

Willy tuvo éxito en su país y se convirtió en una muñeca de bastante popularidad durante los 60. La muñeca alemana tuvo una repercusión menor por el aplastante éxito de Petra, la competencia de Barbie, mientras la muñeca sueca, Betty, no duró demasiado en el mercado. En todo caso, tanto Schwabinchen como Willy se mantuvieron a la venta hasta mediados de los 70, en concreto ambas desaparecieron en 1975 (¿quizá el fin de la muñeca original arrastró, por motivos legales, a la holandesa hacia su cese de producción?). Estas muñecas generan sentimientos encontrados, ya que son apreciadas por muchos coleccionistas, que las consideran joyas, mientras otros detestan su aspecto. Lo que es innegable es que emanan personalidad por los cuatro costados.








































































































































Fotos: flickr.com (Nav Sikand, David Muñoz, Fridericus), paramourdespoupees.com, ebay.com, wildebraspoppen.nl, pinterest.com, fondationtanagra.com, barbieplanet.ru.

Espero que os haya gustado.

¡Hasta la próxima!