miércoles, 20 de octubre de 2021

Shani

¡Hola! Hoy os mostraré una bonita muñeca.

Shani es una muñeca creada por la juguetera estadounidense Mattel, que la lanzó al mercado en septiembre de 1991 y fue ideada por Kitty Black Perkins, la diseñadora jefe de conceptos y ropa de muñecas de la empresa. Mide 29 centímetros y está producida en vinilo, mientras sus puntos de articulación son los siguientes: cabeza, brazos y piernas, que se pueden doblar.  

La historia de esta línea viene motivada por la ausencia de muñecas con las que la comunidad negra se sintiera representada, puesto que las que había producido Mattel hasta la fecha, amigas de Barbie o bien ella misma en versión afroamericana, no tenían unos rasgos ni cabellos que se ajustaran a los de esta población. Además, la empresa encargó un estudio que determinó que los niños y niñas de piel negra preferían las muñecas que la tuvieran blanca, ya que las negras les parecían feas. 

Fue así como se crearon unas muñecas con aspecto más cercano a las mujeres afroamericanas, con unos rasgos distintivos, y cabellos rizados y voluminosos. Shani, que en suajili significa "maravilloso" (inicialmente iba a llamarse Mahogany), es el personaje principal, mientras el resto son sus amigas Asha (que significada "vida" en suajili e inicialmente iba a llamarse Cinnamon) y Nichelle (inicialmente Cocoa). Lo interesante y novedoso es que cada muñeca posee una cara distinta, así como tono de piel, por lo que se aprecia la diversidad entre las personas afroamericanas. Asha tiene la piel más clara, mientras Nichelle, que es la única con la boca cerrada, es quien la tiene más oscura, por lo que Shani tiene un tono intermedio. Todas ellas se presentaron con vestidos de gala muy coloridos y transformables, que permitían dar más juego y cambiar su atuendo. Además, se lanzó una colección de conjuntos, muy representativos de la época y con elementos propios de las culturas africanas. 

En 1992 se unió a la línea Jamal, el novio de Shani, un muñeco con cabello y bigote pintados, que lucía un traje dorado. Parece ser que algunos padres vieron excesivamente masculino y maduro al muñeco, de modo que el resto de modelos ya no tenían bigote, por lo que ahora lucía un aspecto más juvenil. Ese año también fue lanzado un coche, en concreto un Corvette, así como una colección de temática playera en la que las tres muñecas vestían traje de baño. 

Al año siguiente también se lanzó una colección de estilo playero pero, en vez de vestir bikini, las muñecas llevaban puesto un trikini. Además, en esta ocasión sí se editó a Jamal. La otra colección, llamada Soul Train, es de carácter joven y urbano, con una moda influenciada por el baile hip-hop y elementos textiles africanos (el tejido Kente), así como colores llamativos y distintas texturas. 

La línea tuvo muy buena acogida e índices de ventas elevados, a pesar de que no faltaron las críticas, en especial por las proporciones de los cuerpos de las muñecas, que algunos consideraban que seguían representando un ideal de mujer blanca. Aún así, el último año de producción fue 1993 y, aunque no se dio explicación a su final repentino, podría estar motivado por una caída en las ventas. 

Este no fue del todo el final ya que, en 1994, dio comienzo una colección de ediciones especiales de muñecas Asha, a pesar de que el molde facial era el de Shani. En total hubo tres modelos, dos lanzados ese mismo año y otro en 1995, dando así por finalizada la African American Collection, donde podíamos ver muñecas luciendo atuendos de estilo africano. Es también importante el hecho de que Shani como tal no desapareciera del todo, puesto que en 1994 se la incluyó en la línea de Barbie, pasando a ser una de sus amigas y compartiendo colección con ella y las demás. No hubo muchos modelos, pero aún en 1996 se mantuvo como personaje, hasta que Christie tomó el relevo en el papel de amiga afroamericana de Barbie. 

Shani y el resto de las muñecas de la colección fueron un paso adelante por parte de Mattel, por ser la primera línea de muñecas maniquí afroamericanas que produjo, y un proyecto en el que puso mucho empeño y dedicación (bastante similar al de la muñeca Imani, con la que compitió). Es, además, bastante curioso que en todos los embalajes se añadiera, junto al logotipo de la empresa, la frase "¡de los creadores de Barbie!", en una especie de táctica para demostrar que los fabricantes de la muñeca rubia por excelencia eran inclusivos. Esta línea tenía mucho potencial y es una pena que no fuera más allá, ya que a Shani se le había asignado la profesión de doctora, pero nunca se lanzaron modelos que mostraran esta faceta tan inspiradora para el público infantil. 





















































































































































































Fotos: ebay.com, flickr.com (Kris1959Angelo, The Barbie Room, Patty B, A Thousand Splendid Dolls, venivididolli, Blythemaniaco, Nathalie NHT), amazon.com, pinterest.com, fashiondollz.de, fyretrobarbie.tumblr.com, corporate.mattel.com, es.wallapop.com.

Os dejo los pocos anuncios de televisión que he encontrado:


(1991)


(1992)

También un breve reportaje sobre la presentación en sociedad de la línea, que me parece un documento verdaderamente interesante:

Espero que os haya gustado.

¡Hasta la próxima!

12 comentarios:

  1. Hola Marina, habia visto a Shani en alguna colección, pero no sabía nada de su historia. Realmente es importante la variedad étnica de las muñecas para que las niñas (o no tan niñas) puedan identificarse con ellas. La prevalencia de las rubias de ojos azules es bastante injusta, aunque bien en cierto que en los últimos años se ha corregido esa tendencia y hay muñecas de todos los colores, nunca mejor dicho. Además no es suficiente con sacar versiones negras de las muñecas que tienen facciones blancas, porque hay otra clase de rasgos que nos diferencian. En ese sentido, Fanny de Vicma tuvo la feliz idea de hacer su muñeca afro con facciones acordes a su color, y yo creo que fueron pioneros en ese sentido.
    Shani es muy bonita, me gusta sobre todo la chica de la boquita cerrada pero las tres me parecen guapas y con rasgos muy elegantes. Sin embargo, su indumentaria me parece un poco ordinaria, más propia de los 80 que de los noventa, aunque al ser del inicio de la década supongo que la influencia ochentera todavía hacía de las suyas, jajaja...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ilona! Coincido totalmente contigo en que la falta de representación ha sido siempre uno de los lastres de la industria juguetera, en especial con las muñecas, aunque ahora está cambiando la situación (aún así, creo que hay mucho por hacer, todavía). El ejemplo de Fanny me parece maravilloso; a mí me chocó muchísimo que en la España de los 70 (aún en la dictadura) se creara una muñeca negra con unos rasgos tan adecuados a los de las personas a las que representa.
      Mi favorita también es Nichelle, creo que es la que tiene unos rasgos más dulces y la expresión más natural.
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Hola Marina, me han encantado las muñecas, pero yo hubiese pensado que era una Barbie negrita, francamente no encuentro la diferencia. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Salyperla! Quizá en Shani se note menos y recuerde a las amigas negras de Barbie o a ella misma en versión afroamericana, pero Asha y Nichelle sí que se ven distintas por los rasgos y tono de piel. Lo que no acabo de ver es la representación del cuerpo diferente; para mí es igual al de Barbie y me parece un estereotipo alejado de los cuerpos reales y más cercano a los ideales de belleza patriarcales. ¡Besos!

      Eliminar
  3. ¡Hola, Marina! Bueno, me encanta la muñeca que nos presentas esta semana 😍 ¡Es una preciosidad! Me suelen gustar mucho las muñecas negras, tienen algo que me llama muchísimo (me pasa con las fashionistas, las reediciones de Nancy negras, las silkstone con ese tono de piel...) Tengo bastantes en mi colección y me encantan. A Shani no la conocía, pero ella y sus amigas son una preciosidad, especialmente Asha. Ahora mismo, si pienso en empresas especializadas en muñecas negras solo me viene a la cabeza Fresh Dolls, pero seguro que hay alguna más :)

    ¡Mil gracias por otra entrada tan maravillosa como siempre y un beso enorme! 😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Paula! Qué bien que te hayan gustado Shani y compañía, yo las veo super bonitas y con una historia realmente interesante. A mí también me gustan las muñecas negras pero tengo más bien pocas, no sé por qué... ¿Quizá habré dado prioridad a las pelirrojas con pecas? :p
      ¡Besos!

      Eliminar
  4. Hola Marina, esta muñeca me parece toda una maravilla, especialmente por su vestuario extravagante e imaginativo. Realmente se aprecia que intentaran crear una línea más diversa que representara a la gente de color. Lo que has comentado sobre los diferentes tonos de piel entre las muñecas me ha hecho pensar en una entrevista que leí sobre un antiguo diseñador de Mattel explicando que los tonos de piel en los 90 estaban muy limitados. Me resulta gracioso que el bigote del chico no gustase ya que en alguna ocasión Ken también se ha dejado uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jem! A mí los conjuntos disponibles por separado me gustan mucho, definen muy bien la época y creo que reflejan el estilo que lucían las chicas afroamericanas (me recuerda a los modelitos que llevaban en la serie "El príncipe de Bel-Air). Los trikinis también son chulos y el estilo urbano hip-hopero mezclado con estilo africano también me gusta. ¡Besos!

      Eliminar
  5. Hola Marina! Ya me parecía a mí que eran muy como Barbie...
    Es curioso el estudio de que los niños/as negros no quieran muñecas negras por encontrarlas más feas, pero si lo piensas, a todos nos pasa lo mismo. Cuando yo era pequeña nos encantaban las muñecas rubias, porque eran las más guapas, todas queríamos ser rubias (yo era rubia). Al final tenemos de "modelos" a lo que vemos en la tele o en el cine, en el caso de las niñas negras, tienen muchos más ídolos blancos que negros.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Rosana! En mi caso, el hecho de haber tenido Barbies a tutiplén en mi niñez no me influenció demasiado... Soy morena y nunca he querido ser rubia con ojos azules; eso sí, es cierto que las muñecas de cabello y ojos oscuros, minoritarias en casa, me inspiraban algo especial porque las veía parecidas a mí. Desde luego que los referentes mediáticos (llegados de Estados Unidos, básicamente) han supuesto un lastre en términos de representación igualitaria.
      ¡Besos!

      Eliminar
  6. Hola Marina, es una pena que se haya descatalogado esta línea, porque creo que era muy valiosa para los niños de piel oscura. Los muñecos son bonitos, y el novio también me gusta :) Su bigote era efectivamente un poco maduro, pero no se ve tan mal. La ropa por separado es preciosa también. El coche, ¡¡¡vaya!!! ¡Está muy "ahí" jajaja! ¡Gracias por contar todos los datos de estos muñecos, ahora me doy cuenta de que la serie So In Style tuvo predecesores! Tu entrada en el blog me ha hecho pensar en muchas cosas, y en lo que debería cambiar en el mundo. ¡Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Linda! Me alegra saber que la entrada te ha hecho reflexionar; es cierto que en 30 años hemos avanzado como sociedad, pero aún queda mucho por hacer. Shani fue un gran paso que, como comentas, daría lugar años después a nuevas líneas como la So In Style. La verdad es que me habría gustado que esta línea hubiese llegado más lejos y hubiera mostrado a Shani en otras facetas, no solo la de una joven estilosa a la que le gusta ir a la moda o disfrutar de un día de playa. ¡Besos!

      Eliminar