martes, 23 de febrero de 2021

Jaggets Suzy Sprint

¡Hola! Hoy es el día en el que os presentaré a la Jaggets de mi infancia. Se trata de Suzy Sprint, en concreto la primera edición, por lo que es de 2004. Me la regalaron mis tíos en Reyes, así que llegó a mis manos a principios de 2005. A mi hermana le regalaron la misma, así que la tenemos (o teníamos) por partida doble.

Voy a explicaros por qué dudo sobre si aún la tenemos. Pues resulta que la muñeca de mi hermana fue a parar, creemos, a una caja durante el proceso de "migración" de juguetes al sótano, hace ya unos cuantos años. El caso es que, junto a ella, estaban la Nancy de comunión de mi hermana, un muñeco bebé suyo, una mochila con comiditas para él, mis My Little Pony, muñecas de Las Tres Mellizas, etc. Cuando saqué de nuevo lo que había en baúles no encontré nada de esto, por lo que empecé a preocuparme. Literalmente vaciamos el sótano y no aparecieron. Así, como si se hubieran esfumado de la faz de la Tierra. Mi madre jura y perjura que no ha tirado nada, qué cómo se le iba a ocurrir, y mucho menos estando la muñeca de comunión de mi hermana... Pero nadie entiende por qué no hay ni rastro de estas cosas, y me mosquea bastante porque ya no sabemos dónde buscar.

En fin, os enseño la mía, que por suerte estaba en un baúl, junto a mi Baby Pirulín Pipí, aquel muñeco lleno de hongos. Lo curioso es que esta muñeca no se viera afectada. Tengo dos teorías: la primera es que el peluche que había entre ellos dos hizo de barrera o muro de contención, y la segunda es que no son del mismo material y, por tanto, los hongos no se adhirieron al plástico. 










Su indumentaria se basa en unas zapatillas deportivas de tela tejana (que imitan a las de una popular marca), falda verde militar con franjas verticales rojas y una horizontal blanca en la parte superior, además de un top asimétrico de tirantes (uno es del mismo tejido, mientras el otro es de una tela negra añadida) con un estampado que recuerda al Pop Art (siempre me encantó esta prenda). Tengo que añadir que la muñeca venía con pañal puesto, pero no debió durar mucho con él, porque no lo recuerdo. 



Su cara es bien ancha y mofletuda. Su boca está abierta, para poder introducir el chupete (que no conservo), y tiene los labios de un color muy suave, la nariz es pequeña, ancha y de formas muy desdibujadas; sus ojos son de forma ovoide (se ven más separados en las fotos de lo que están en realidad), de color verde y con sombra del mismo color, mientras las cejas son de color marrón oscuro, ligeramente arqueadas.






Su pelo es castaño y corto, con mechas más claras en el flequillo. En el lado derecho tiene dos pequeñas trenzas que a mí siempre me encantaron.

Esta muñeca fue de las pocas que yo bañé y a conciencia, porque ya era bastante mayorcita (no sé, quizá 10 años o menos, cuando yo no me ponía a bañar muñecas ya), en la bañera con ducha de Baby Born que tenía y me encantaba. Fue por ello que el olor que desprendía su pelo se atenuó hasta desaparecer, después de durar tantos años, y la gomina del flequillo también se fue.



En la suela lleva escrito mi nombre, supongo que era para distinguir mi muñeca y la de mi hermana, ya que la suya también tiene (o tenía) su nombre escrito. Precisamente la de mi hermana todavía conserva el chupete, así que cada una ha seguido un destino distinto (probablemente yo la cuidé menos). Además, recuerdo perfectamente que llevé esta muñeca al colegio después de las navidades, el día en el que todos los niños llevábamos algún regalo que habíamos recibido (me sorprendo a mí misma al recordar eso, porque aún no había cumplido cinco años...).





Le quité la ropa porque, cuando la saqué del baúl, noté que estaba un poco pegajosa, como grasienta. Me empecé a preocupar porque, justo ese mismo día, leí una entrada del blog de Ilona en la que hablaba de problemas de degradación que sufre el plástico de las muñecas (de hecho, leer ese post motivó que ese mismo día abriera los baúles del sótano).

Pues me decidí a seguir el procedimiento que mostró la publicación, que era el de aplicar jabón lavavajillas sobre la muñeca y dejarla un rato al sol. Después aclaré el producto y la sequé debidamente, para evitar que quedara agua dentro del cuerpo. El cambio fue instantáneo: el plástico estaba suave, nada pegajoso, por lo que la operación terminó en éxito. 

Ahora está en mi nueva estantería (ahora tengo estanterías a cada lado de la habitación, en frente la una de la otra, por lo que estoy aprovechando bastante el espacio de mi minúsculo dormitorio) y puedo vigilar si vuelve a suceder, pero desde entonces (esto lo hice a principios de verano) no ha habido ninguna alteración.


Unas fotos:












Así era originalmente:



(ebay.es)

Se puede ver que la muñeca llevaba cordones en la falda, para poder ceñirla, pero los perdí. Además, llevaba una horquilla en el flequillo, para que no se cayera, pero supongo que no tardé mucho en quitársela.

Antes de terminar os quería enseñar el elemento que afirma que, mi hermana o yo, tuvimos una Jaggettis. Yo os aseguro que no recordaba para nada haberla tenido (sigo sin hacerlo, lo único que me lo confirma es la cuerda), pero mi hermana sí, por lo que quizá era suya (lo raro es que fuera yo la que la guardaba).



Si recordáis la entrada anterior, sabréis que estas cuerdas venían con las Jaggettis, las versiones en miniatura de las Jaggets, y la pieza negra se anclaba a la parte trasera de la cabeza, para poder llevarlas colgadas. Lo que no sé es si nuestra muñeca era de las que venían en caja convencional o bien en un estuche de plástico con forma de muñeca (en este caso, la cuerda se usaba para que el propietario llevase colgado al cuello este estuche). Me resulta tan sumamente extraño no tener ninguna clase de recuerdo sobre la muñeca... Es por ello que no sé qué modelo era, cuándo la recibí (o recibió mi hermana) ni quién la regaló.

Espero que os haya gustado.

¡Hasta la próxima!

11 comentarios:

  1. Hola Marina, siempre es bonito conservar los muñecos de tu infancia, con los cuales pasaste buenos momentos. Ahora, más madura, le darás más importancia. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Salyperla! Desde luego que para mí es un gusto saber que guardo conmigo pedacitos de mi niñez, y más aún en forma de algo que me fascina, las muñecas. Es evidente que, de las tantísimas que tuvimos, no se podían salvar todas pero, ahora, no tengo intención de deshacerme de ninguna ni permitir que haya limpiezas clandestinas... ¡Besos!

      Eliminar
  2. ¡Hola Marina! Me encantan las entradas en las que nos enseñas las muñecas de tu infancia :) Esta pequeña Jaggets es adorable, me encantan las dos trenzas y la ropa. La tela que se utiliza para la camisa es preciosa, y alegre. ¡Me alegro de que hayas podido rescatarla! ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Linda! A mí también me encantan sus trenzas y el top, tiene un diseño y una tela geniales. Me gustaría tenerla completa, con el pañal y el chupete, pero está bastante bien, después de tantos años. ¡Besos!

      Eliminar
  3. Preciosa!! yo las jaggets cuando las conocí fue hace bien poco y ya eran de los últimos modelos fabricados. Recuerdo eso...verlas en los escaparates de las tiendas y quedarme encandilada viendo esas muñecas tan modernas y con esas caritas anchas y regordetas. Los pies también me llamaron mucho la atención junto con su calzado. Siempre es un lujo tener muñecas guardadas de tantos años. Y lo más emocionante creo que es, entrar en los desvanes, y descubrir muñecas que se daban por perdidas y casi olvidadas e incluso encontrarte muñecas de generaciones anteriores a la tuya que eso ya es el cóctel de emociones perfecto para disfrutarlas. Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Belo! Yo también vi a las nuevas en tiendas (si no, no me habría enterado de su regreso) y me hizo ilusión porque me recordaron a mi niñez, pero no las veía igual a las originales; todo cambia con el tiempo...
      Me encantaría encontrar las muñecas desaparecidas, pero no creo que de con las de otras generaciones, porque las pocas que tuvo mi madre fueron a la basura... Por suerte, mi abuela conserva dos que tuvieron mis tías, que son iguales (porque ellas son gemelas). ¡Besos!

      Eliminar
  4. Hola Marina, me encanta está muñeca, me fascina su cuerpo menudo junto con su increíble ropa llena de detalle, especialmente las zapatillas con ese toque tan realista. Lo que mas me gusta es el pelo me encantan los dos tonos que tiene y sus trencitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jem! Me alegra que te guste, yo siempre le he tenido mucho cariño. El pelo me parece precioso, tiene unos colores super chulos y las trenzas son un detalle genial. El calzado siempre me ha gustado mucho, es una buena imitación de las archiconocidas Converse. ¡Besos!

      Eliminar
  5. Pues sí, es que ha encantado porque me encantan las Jaggets y las Jaggetis, mi hija y yo pasamos muy buenos momentos con las nuestras. A mí me gustaba mucho la morenita pero no recuerdo cómo o por qué nos hicimos con la rubita. Yo también la tengo ahora en el trastero pero allí no hay humedad, no creo que haya peligro de moho. Ya te conté que cantábamos las canciones y las bailábamos a tope!!
    Me dan mucha ternura...
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Rosana! Hay dos morenas, Paula Pop y Shashi-mi (a mí la que más me gusta es esta última, pero son muy monas las dos), me hubiese gustado tenerlas. Supongo que no pedimos Jaggets porque las muñecas que más nos gustaban eran las maniquí (nuestras Jaggets nos las regalaron nuestros tíos y fue sorpresa), aunque la Jaggettis no tengo ni idea de quién nos la regaló ni a quién iba dirigida.
      ¡Besos!

      Eliminar
  6. ¡Hola, Marina!
    ¡¡Ah, qué linda es esta muñeca !! Creo que parece una niña que hace mucho. No sabía y nunca imaginé que Famosa hiciera muñecos con este estilo.
    Besos.

    ResponderEliminar