martes, 15 de mayo de 2018

Carolina


¡Hola! Hoy vengo a mostraros una bonita muñeca: Carolina.

Carolina es una muñeca creada por la fabricante de muñecas española Beymol a mediados de los años 70.

Se trata de una muñeca maniquí fabricada en plástico con una altura de 40 centímetros aproximadamente, siendo un poquito más bajita que Nancy. Está articulada en cabeza, brazos y piernas.

Tiene un rostro dulce que se asemeja al de otras muñecas de la época: una boca abierta con labios gruesos, nariz respingona, ojos redondos con largas pestañas y cejas finas de color marrón.

La mayoría de muñecas eran rubias, ya fuesen con ojos azules o marrones, aunque también encontramos modelos menos comunes con cabello moreno, castaño o pelirrojo. Además, solía predominar la melena larga y lisa u ondulada, a pesar de que también hay con el pelo rizado o bien con melena corta.

Como otras muñecas maniquíes españolas de la época, Carolina presentaba todo tipo de conjuntos: desde joviales y modernos vestidos o conjuntos de falda o pantalón, luciendo también vestidos elegantes, hasta los típicos trajes de enfermera y comunión. Además, se le creó una colección de conjuntos que se vendían por separado.

Finalmente, Carolina desapareció a principios de los años 80, sin obtener un éxito rotundo ni pasar a formar parte del grupo de las muñecas españolas maniquís más exitosas de la época, aunque tuvo bastante aceptación y buen índice de ventas, lo cual provoca que sea fácil de encontrar, especialmente el modelo de comunión, hecho que demuestra que muchas niñas recibieron una Carolina el día de su primera comunión.

Cabe añadir que se trata de la muñeca más conocida de Beymol, tanto en aquellos años como hoy en día entre los coleccionistas. Esto es así por el hecho de ser la competencia de Nancy (puede observarse en la "originalidad" en los diseños de las cajas), siendo conocida entre mucha gente como "la Nancy de Beymol".









































































































































Fotos: todocoleccion.net, minisantonia.blogspot.com.es, cyborgdolls.blogspot.com.es. 



Espero que os haya gustado.


¡Hasta la próxima!


8 comentarios:

  1. Hola Marina, me ha gustado mucho Carolina, y jamás hubiera imaginado que tenía conjuntos especiales para ella. Debía ser la Nancy de Beymol. Muy buen trabajo.Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Salyperla! Carolina es una muñeca preciosa y, a pesar de no obtener el éxito de sus competidoras, estaba a la altura, con esa carita y sus bonitos conjuntos. ¡Besos!

      Eliminar
  2. Hola Marina!
    Salvo en las primeras fotos, donde Carolina tiene los labios como de color amarillo raro, me ha parecido una muñeca preciosa. Sí que se parece mucho en el cuerpo, en la caja, desde luego, y en algún conjunto, a Nancy. Está claro que salió aprovechando el tirón.
    También se ve en las fotos que nos enseñas, que casi todas las muñecas son muñecas en venta, porque están muy despeinadas y muy arrugadas las pobres. No lucen en todo su esplendor...
    Sinceramente alucino pepinillos contigo y tu sabiduría muñequil!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Rosana! Carolina fue una de tantas muñecas que se lanzaron al mercado para hacer de competencia a Nancy, aunque quizá a ella se le note más... ;)
      Y sobre el estado de las muñecas, no he visto prácticamente blogs en los que aparezcan, pero espero que aquellos que las compren las adecenten y pongan guapas como en sus tiempos, porque son verdaderamente bonitas.
      ¡Besos!

      Eliminar
  3. Hola Marina, la verdad es que me resulta muy curioso como a pesar de ser poco conocida se fabricara durante varios años.
    Me ha hecho mucha gracia la foto del final, por su diferencia de altura con Nancy podría pasar por Lesly crecida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jem! Es cierto, a pesar de que no obtuviese demasiado éxito, se mantuvo en el mercado porque realmente se vendió bastante bien. Era una muñeca bonita que se asemejaba a Nancy y ofrecía conjuntos parecidos a los de ella. Lo más importante sin duda era que tenía un precio más asequible, lo cual hacía que las familias con menor poder adquisitivo se decantasen por ella. Prueba de ello es ver tantas Carolinas vestidas de comunión. ¡Besos!

      Eliminar
  4. Me gusta el reportaje que nos has hecho tan informativo sobre Carolina. No te puedo aportar más ni contarte nada sobre Ella porque yo creo que no tuve ninguna. En cuanto al tema COMUNIONES quiero decir que antes había muchas empresas que hacían muñecas de comunión muy distintas, de tamaño de calidad, de vestidos, mecánicas, simples y todas eran bonitas y todas se vendían y había niñas que recibían más de una como regalo este fue el caso de mi hermana y yo que recibimos dos muñecas cada una, una grande (Cadita de Eda Dura de los 70 de 45 cm. aproximadamente super bonita regalo de mi tía y Cocolita de Durpe de 20 Cms. regalo de mi vecina) Conocí niñas que recibían más todavía así como 4 ó 5 según la cantidad de invitados y de familia que tuvieran y sin embargo ahora se regala mucho menos "la muñeca", a mi me ocurrió que me dijeron "no le vayas a regalar la muñeca a la niña porque luego no vale para nada, queremos mejor una bicicleta ó algo útil igual que a su hermano" y yo que había comprado la Nancy comunión de 2010 para regalarle me la quedé para mi colección en lugar de ir a cambiarla ó devolverla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ana Isabel! La verdad es que debía ser maravilloso recibir más de una muñeca de comunión. Mi madre y mis tías solo tuvieron una, pero mi abuela las guardaba como oro en paño con un curioso sistema... La pena es que un día se cansó y se deshizo de ellas. Es una verdadera pena, me encantaría conservarlas...
      Tanto mi hermana como yo recibimos una Nancy y la verdad es que nos hizo mucha ilusión. Prefiero una muñeca a pesar de que no sea algo "útil", como a muchos les pueda parecer. Las muñecas son algo muy especial, al menos para mí.
      ¡Besos y gracias por tus palabras!

      Eliminar